miércoles, 9 de febrero de 2011

Columna de Luis Fuenmayor Toro: LAPREOCUPACION DE CHAVEZ

El primero de enero de este año, escondido detrás de las celebraciones, las hallacas y el feliz año, el gobierno de Chávez (no el neoliberal de Carlos Andrés Pérez) volvió a devaluar el bolívar fuerte. Es la segunda vez que lo hace, a pesar de haber afirmado que el nuevo signo monetario acabaría con la inflación. Inmediatamente la propaganda oficial dirige sus denuncias contra la posible especulación que los burgueses venezolanos (se entiende que los escuálidos y no los boliburgueses) seguramente desatarán, para aprovecharse de una medida que no tiene por que incrementar los precios de absolutamente nada en el país. Afirman, que lo que se pretende es sabotear una acción efectuada en favor del pueblo y del socialismo. 

Dentro de mi ignorancia, pregunto tímidamente: ¿Cómo se beneficia el pueblo con una devaluación de la moneda, en un país que importa gran cantidad de los artículos de primera necesidad, además de equipos, maquinarias y repuestos del parque industrial todavía activo, de toda la cadena de transporte y de los servicios públicos? Mi mediana capacidad intelectual me dice que todas esas cosas sufrirán un incremento de precios, pues los dólares que se utilizan para comprarlas ahora son más caros. ¿Se entiende? ¿Lo entienden los intelectuales que apoyan a Chávez? 

Si este razonamiento sencillo es impecable, el responsable del incremento de los precios no es el burgués escuálido sino el propio Chávez que ordenó la devaluación. El burgués escuálido a lo mejor estará contento porque esa medida debe deteriorar el apoyo a Chávez, pero eso es otra cosa que trasciende el campo de la economía y de la política monetaria. Tampoco se puede entender que una devaluación pueda favorecer a los sectores populares, a los pobres, a quienes tienen un salario totalmente devaluado, como afirma mentirosamente el Presidente. Carlos Andrés Pérez no decía estas mentiras, decía otras: Afirmaba que no tenía opciones distintas de la devaluación y subir los impuestos. Que lo obligaba a ello la crisis.

En aquel momento, los universitarios de izquierda de todo el país, entre quienes se encontraban: Giordani, Navarro, Córdova, Hanson, Menéndez, Rodríguez, Hitcher, Valencia, Escalona, Davies, para nombrar sólo a algunos de quienes siguen apoyando este desastre, enfrentaron vehementemente la política económica gubernamental por neoliberal, hambreadora, diseñada por el FMI y la banca multilateral (Banco Mundial y BID), entreguista y antinacional. Hoy, aplauden y defienden medidas idénticas pero tomadas por Chávez. ¿Habrá algún argumento serio que explique este cambio tan radical en gente que se suponía revolucionaria o es que hay un problema patológico de desdoblamiento de personalidad?

La protesta popular contra un nuevo incremento del IVA hizo desistir al Gobierno de tomar esa medida, no porque Chávez escucha a su pueblo sino por el impacto negativo de la misma en la elección presidencial de 2012. Ésta es la única preocupación real de Chávez actualmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada