lunes, 10 de enero de 2011

La comunidad de Antímano se expresó en contra de la toma de los terrenos de la Polar

A pesar de ser domingo, ayer la actividad en el Centro de Atención Nutricional Infantil Antímano parecía de cualquier día laboral. Buena parte de los trabajadores de esta clínica, que atiende a niños con problemas nutricionales y mujeres embarazadas, así como enfermos crónicos, se acercó a la institución para prestar apoyo, luego de que el presidente, Hugo Chávez decretó una medida de expropiación del estacionamiento que está al lado de la sede.


En la entrada había una pantalla de televisor desde donde los trabajadores observaban con atención las palabras del mandatario desde su programa dominical. La gente de la comunidad también fue a mostrar su preocupación por la decisión del Ejecutivo.

“Esto no es un golpe para los Mendoza, sino para los pobres de esta comunidad”, señaló Gustavo Golding, quien es maestro de la Unidad Educativa Andrés Bello de Carapita.

“Yo me siento afectado porque aquí se evalúan a todos los niños de Antímano y se determina si tienen problemas alimenticios. También se les ofrece feed-back a los docentes sobre cuál es la situación de la población, porque el porcentaje de malnutrición es muy alto” señaló el profesional.

Historia local:
“Desde hace 15 años comenzamos nuestra labor aquí, como parte de las Empresas Polar. El centro fue concebido como una manera de retribución a la comunidad de Antímano, pero al haber tan pocos lugares que se especialicen en problemas como los que aquí se atienden nos convertimos en un centro de referencia nacional”, señaló la gerente general, Carmen Elena Brito.

Al centro han llegado niños provenientes de Miranda, Carabobo, Mérida, Zulia, Monagas, Sucre y Portuguesa. El promedio de atención es de 200 personas diarias, entre infantes, embarazadas y cursos de entrenamiento y docencia.

“Nosotros hemos establecido alianzas con organizaciones privadas y con entes gubernamentales, sobre todo del sector salud. También tenemos relaciones con los consejos comunales”, afirmó Brito.

Pasada la medianoche del 8 de enero un grupo de personas se presentó en el terreno aledaño al centro y lo tomó por la fuerza.

Son aproximadamente 600 metros de terreno que eran utilizados como estacionamiento y depósito. “Sin embargo, ahora en enero estaba previsto que se iniciara el movimiento de tierra porque tenemos el proyecto de ampliar la clínica”, aseveró Brito, quien también afirmó que no tenían claro cuál era su situación legal, luego del anuncio del primer mandatario. El proyecto incluye la edificación de salas de talleres para actividades grupales y de formación a educadores y promotores. Se supone que con la ampliación del centro duplicarían la cantidad de personas atendidas diariamente.

María Elizabeth Montilla es una de las 130 personas que laboran en el centro. “Este martes voy a intentar cumplir 12 años trabajando aquí”, afirma la pediatra, quien considera que se cumplen las metas iniciales de atención. “Nosotros hacemos la exploración clínica y los diagnósticos; también ofrecemos orientación, se imparten cursos y educación integral”. La especialista explicó que se atienden no sólo los problemas de malnutrición, sino también las patologías relacionadas, como metabólicas o cardíacas. “Este centro representa buena parte de mi vida, es motivación y mejora; además de ser el pan y sostén de mi hogar”, señaló.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada