miércoles, 19 de enero de 2011

Luis Fuenmayor Toro: La Pdvsa del futuro

Pdvsa continúa desnacionalizando el petróleo venezolano ante la mirada indiferente e ignorante de nuestros "revolucionarios" y cómplice del liderazgo opositor restaurador. Nuevas empresas mixtas se están formando con transnacionales imperiales o subimperiales, en contratos donde se comparte la propiedad del subsuelo venezolano, reservada patriótica y constitucionalmente a nuestra nación.
Desde siempre, las fuerzas progresistas del país lucharon por la nacionalización petrolera, a la cual se añadió la decisión de que las industrias básicas también fueran del Estado venezolano. A ello se opusieron invariablemente las empresas petroleras extranjeras, sus agentes "criollos" y el imperialismo norteamericano, principal afectado de un proceso de nacionalización.

Las presiones fueron de tal nivel que sectores no revolucionarios, aunque sí patrióticos y nacionalistas, se unieron al movimiento nacionalizador. En el primer gobierno del presidente Caldera se efectúan todos los estudios que permitieron luego a Carlos Andrés Pérez proceder a la nacionalización de nuestro recurso fundamental. Los revolucionarios, en aquel momento señalaron que se trataba de una nacionalización "chucuta", pues dejaba en manos de las empresas extranjeras el control del comercio. Hay una canción de Alí Primera que señala esta situación, al denunciar que: "Nosotros lo trabajamos/nosotros lo procesamos/señores a esta comedia/la gracia yo no le veo/que nosotros trabajemos/y ellos con el mercadeo". Ésa es la historia y no la que nos cuentan en Aló Presidente.

Pdvsa, nuestra empresa, produce cada vez menos petróleo, mientras las empresas desnacionalizadas se preparan para producir todo el petróleo que se pueda vender, según los convenios internacionales. Dicho de otra forma para que se entienda, la producción petrolera futura estará en manos de empresas mixtas, propiedad en un 40% de compañías transnacionales. Pdvsa quedará para producir un mínimo del petróleo del país y para pagar una nómina superior a los cien mil trabajadores.

Ése es el triste destino de nuestra petrolera, situación que en absoluto es enfrentada, ni siquiera mencionada, por la oposición restauradora. Están contentos de que Chávez les haya hecho el trabajo que ellos no pudieron terminar.

Ex rector de la UCV

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada