lunes, 4 de abril de 2011

“A este Gobierno todos los días se le cae la máscara de democracia”

“Nosotros no tenemos resentimiento con nadie. No soy amigo del odio. Al revés: soy amigo de la vida, y con todo esto que ha ocurrido, no tengo odio contra ningún funcionario público judicial o policial, porque he considerado que, de alguna forma u otra, esto ha sido manipulado por el poder central”.

Así resume el alcalde electo de Sifontes, Carlos Chancellor los sentimientos que lo embargan ahora que está en libertad. Pese a ello, no deja de manifestar sus puntos de vista sobre la situación política del país y de la región, una lucha que, está convencido, lo convirtió en prisionero.

*El ex alcalde de Sifontes ratifica su militancia en Patria Para Todos y anuncia que emprenderá una lucha para incorporar esta organización en la Unidad, en una entrevista en la que no faltó su relato sobre los detalles del presidio, una época que, por amarga, no empaña la felicidad que siente hoy al estar con sus familiares. 

La luz en el túnel
“La liberación de Rubén González fue una luz al final del túnel. Al final de túnel, pero era una luz. Es más, esa luz no la comenzamos a ver con Rubén González, sino con la liberación de Biagio Pilieri”.

CVG - Crystallex
“No es posible que se le entreguen 187 millones de dólares a una corporación internacional para que haga negocios en la bolsa de valores del mundo por tan solo 15 millones de dólares. Es evidente que hay muchas cosas qué explicar”.

Nada que ver que con el hombre palidecido, afectado por una semana de ayuno, despeinado y todavía afligido por haber permanecido, después de tener en sus manos la boleta de libertad, 18 horas detenido. Carlos Marcelino Chancellor Ferrer es otro. Ahora, con nuevo aire, muestra su faceta familiar, acompañado por sus hijos John y Juan Carlos, y su sobrino Daniel.

 Está sonreído. Se sienta, pero no va a tardar en despegarse de la silla: abraza, con aire fraternal, a todo el que lo saluda. No hay ni la más remota preocupación por el tiempo y argumenta que, ahora que está fuera de la cárcel, es eso lo que le sobra.

 Quiere saborear, con deleite, la libertad. La suculencia se percibe en su actitud: disfruta hablar, disfruta caminar sin vigilancia, disfruta respirar, disfruta no tener una agenda para las próximas horas: puede hacer lo que le dé la gana.

 Los temores por lo que quiere decir y no debería, claro, están latentes. Pero manifiesta que el momento es ahora, pues él, como pocos, conoce muy bien esa sensación llamada incertidumbre.

 Todos los que somos activistas políticos en este momento histórico corremos riesgo. Andrés Velásquez, Américo De Grazia, Manuel González… muchos activistas están en peligro de ser imputados y enjuiciados. Tengo conocimiento de que en otras regiones de la República Bolivariana de Venezuela hay políticos amenazados. Es un riesgo que hay que correr y lo asumo. Yo no quería mencionar en esta entrevista a (Francisco) Rangel Gómez (gobernador de Bolívar) porque quiero pasar la página, pero yo introduje denuncias en la Fiscalía del Ministerio Público después de haber sido imputado, y yo mantengo mi palabra. Lo que solicité fue una investigación por la negociación irregular e ilegal (entre) Crystallex International Corporation y CVG. No es posible que se le entreguen 187 millones de dólares, en bienes nacionales que son inalienables e intangibles, a una corporación internacional para que haga negocios en la bolsa de valores del mundo (Nueva York, Toronto, Vancouver) por tan solo 15 millones de dólares. Es evidente que hay muchas cosas qué explicar, y el Gobierno nacional, después de seis años de transacciones bursátiles con ese contrato otorgado por la CVG, revocó la negociación, lo que nos da la razón no sólo a Carlos Chancellor y a William Saud, que fuimos los que resultamos presos, sino al pueblo minero de Las Claritas, de la parroquia San Isidro del municipio Sifontes, que salió a protestar por las mismas razones por las que rescindieron el contrato de Crystallex. ¿No te parece que hay una coherencia y que el Gobierno terminó por darnos la razón a pesar de que nos juzgaron por esos hechos?

Días difíciles Se declara “activista desde el comienzo”. Para entenderlo mejor, se puede resumir que se interesó en la política desde su juventud. Su militancia en La Causa Radical se mantuvo hasta la aparición del fenómeno Hugo Chávez. Después, en Patria Para Todos, comenzó la desilusión.

 Continúo militando en Patria Para Todos con una visión distinta, como muchos venezolanos que vienen quitándose la venda de los ojos ante todo este tipo de acciones que vienen desenmascarando a este Gobierno. A este Gobierno todos los días se le cae la máscara de democracia que se colocó y que llegó a ser la punta de lanza de lo que llaman “proceso” (…) Cuando nosotros vimos que no se tomaron en cuenta las denuncias que hicimos contra Crystallex, cuando se imputaron a ciudadanos venezolanos y a señoras que son humildes trabajadores de la minería, nos dimos cuenta (de) que se desvió el rumbo.

 A mí se me imputó por un juez portátil que fue trasladado desde Ciudad Bolívar hasta Las Cristinas, y despachando desde el Comando de la Guardia Nacional, se emitieron las órdenes de detención sin imputación en una primera fase. Me presento ante un juez, se me otorga una libertad condicional y la cumplo al día, estrictamente, durante tres meses. Posteriormente, se revoca la libertad condicional y se ordena mi detención el 15 de febrero de 2007 (…) era notoria la participación activa de los abogados de Crystallex (ya en la fase de juicio), y en esa revisión que se hace se detecta que el poder que tenían los abogados no era de la empresa internacional, sino de la filial venezolana, lo que significa que ellos representaban a la supuesta víctima. Una trasnacional, ante un juicio, como una víctima. Un acto sin precedentes en este país: ¿una trasnacional víctima de un pueblo minero, trabajador? ¿Cómo se come y se digiere eso?

Dios sobre todas las cosas
 Ya Patrulleros de Caroní no fue lo mismo. Más bien, se tornó en el foco primario de la resistencia, uno de los bastiones nacionales de la lucha por la libertad de los presos políticos y una referencia ineludible a la hora de hablar sobre la conculcación de derechos humanos en Venezuela. El nombre de tres internos lo explica todo: Rubén González, William Saud y Carlos Chancellor. 

 Estuvimos, permanentemente, dándonos ánimos y esperanza, con el respaldo de la familia, la sociedad civil y los medios de comunicación. Eso nos fortalecía y nos ayudó a resistir todo este proceso que se desató contra nosotros. Confiamos, sobre todas las cosas, en Dios. En un momento comenzamos a ver que había un proceso de rectificación y que estaba tomándose en cuenta la opinión del pueblo. La liberación de Rubén González fue una luz al final del túnel. Al final de túnel, pero era una luz. Es más, esa luz no la comenzamos a ver con Rubén González, sino con la liberación de Biagio Pilieri.

 (El caso de William Saud) fue traumático. Pasamos año y medio advirtiendo que le podía dar un infarto, y después de eso se nos otorgó un permiso abierto, a través de un oficio remitido al comisario Saúl Cordero (comandante de Patrulleros de Caroní), para que, cuando William Saud sufriera un desmayo o requiriera atención médica, fuera trasladado a un centro hospitalario.

 Nosotros no tenemos resentimiento con nadie. No soy amigo del odio. Al revés: soy amigo de la vida, y con todo esto que ha ocurrido, no tengo odio contra ningún funcionario público judicial o policial, porque he considerado que, de alguna forma u otra, esto ha sido manipulado por el poder central.

Consecuencia del desespero
 Para los creyentes de la vida después de la muerte, un alma.
Para los más mundanos, una advertencia de lo que pudo haber pasado.

 Para una parte del país, un mártir. Para la otra, el loco que se dejó morir. Para Carlos Chancellor, un paradigma de inmolación, coraje, convicción y determinación.

 Se trata de Franklin Brito, el sacrificado de torso desnudo, dedos mutilados, rostro cadavérico y guindajos de piel flácida cuyo recuerdo permaneció en la memoria de Chancellor desde que inició, el lunes 21 de marzo de 2011, una huelga de hambre.

 Claro que lo recordé. Lo mismo les pasó a los muchachos que comenzaron la huelga de hambre en Caracas, que tenían una foto de Franklin Brito atrás. Al uno asumir ese tipo de retos, uno sabe que pueda tener esta, esta y esta consecuencia, pero la asumimos mis hermanos Daniel y Joel y yo, seguros de que íbamos a lograr el objetivo debido que nos asistía el derecho.

 No fue una concesión lo que se nos otorgó. No fue una amnistía, no fue un indulto, un capricho o algo ilegal. No. La presencia de los estudiantes y de la sociedad civil se debió a la exigencia del cumplimiento de las leyes en esta materia. Ya correspondía y no había razón para mantener a Carlos Chancellor preso.

Ahora es cuando
 ¿Qué hizo después de salir de la cárcel?
Para él, que se declara un hombre familiar, lo primero es lo primero: pasar días con su mamá y sus hijos. Después vendrá el resto, que es mucho: Sifontes, Patria Para Todos, unidad y... ¿candidaturas? Por los momentos, prefiere evaluar los futuros escenarios.

 Lo que sí tiene claros son los agradecimientos que no puede dejar de manifestar. Incluso, en sus manos está la lista. Amplísima, tanto que limitaría el espacio de este texto. Pero, como se dice, ellos saben quiénes son. 

 Voy a encontrarme con mis hijas más pequeñas. Mi hija menor tiene 11 años. Karlita Chancellor. En estos días la vimos reseñada en la prensa. He compartido plenamente con mi mamá, con mis hijas y con mis nietos. Mi papá no está acá, pero voy a visitarlo a El Callao. Ya la edad le está pegando, con las consecuencias que eso implica, pero tiene fortaleza y está recuperándose y voy a visitarlo. 

 He sentido la solidaridad del pueblo de Sifontes, que me conoce y con el cual he compartido durante mucho tiempo y se pronunció a mi favor (en las elecciones regionales del 23 de noviembre de 2008, cuando resultó electo alcalde) a pesar de que no hice campaña. 

 Eso fue un motivo, porque me inyectaron ánimo. Voy a seguir militando en PPT, y soy una de las personas que va a inclinarse para que se incluya en la Unidad de manera definitiva. Creo que ya no hay mucha resistencia. Soy miembro de Patria Para Todos, y ya veo que hay buena voluntad de escuchar y de tomar decisiones trascendentales. Veo un cambio de visión en el PPT, y no descarto que, de un momento a otro, se incorpore a la unidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada